¡Los buenos conversadores se distiguen por presentar estos detalles! 

Maneja el tono de la voz. Recurre a la lectura para mantenerse informado. Tiene sentido del humor. No utiliza palabras que puedan ofender a sus interlocutores Escoge los temas de conversación teniendo en cuenta el lugar, la hora y las circunstancias. No acapara la atención de los demás y procura que todos participen en la conversación.Intenta dar por terminado un tema antes de comenzar otro. Evita observar con insistencia hacia otro lado mientras habla con alguien. Evita hablar delante de varias personas de asuntos que solo le conciernen a una de ellas. Antes de manifestar que no está de acuerdo con la opinión de la otra persona, le permite explicarse. Las personas que continuamente interrumpen a otros cuando hablan resultan desesperantes. No termines las frases que otra persona ha comenzado. Si te felicitan, reacciona con entusiasmo y amabilidad. Cuando alguien repite una historia, escúchalo por cortesía una vez más. Cuando esté de acuerdo con la persona, no responda “ajá”; utilice “sí”. Los chistes subidos de tono no son del agrado de todo el mundo. Imitar o burlarse de las personas con un acento distinto al de su región es descortés y niega la diversidad cultural de su país. Evite andar por la vida quejándose porque nada lo satisface. No haga preguntas demasiado personales si no tiene relación estrecha con la persona. Preguntarle a alguien si está casado, tiene hijos o cuánto gana es de una persona poco respetuosa de los espacios.

10 views0 comments